9 plantas medicinales que puedes sembrar en tu jardín

Rate this post

Las plantas medicinales son uno de los pilares fundamentales de la medicina natural, esta tienen componentes activos que trabajan en el organismo del mismo modo que lo hacen las medicinas ayudando a mantenerlo saludable, gracias a ella se pueden aliviar y prevenir gran número de enfermedades.

mejorando el sistema inmune y otorgándole vitalidad al cuerpo; pero no tienes que ir a la tienda cada vez que necesites alguna, aquí te enseñaremos una lista de plantas medicinales que puedes cultivar en tu hogar y tener a mano cuando las necesites.

 

Mira las 9 plantas medicinales que tienes que tener en tu jardín

 

Plantas medicinales que puedes sembrar en tu jardín

 

Albaca: es una hierba de cocina de uso cotidiano, es de fácil cuidado y puede crecer muy bien en tu jardín, siémbrala en un lugar soleado y mantén su tierra húmeda, puede ser sensible al frio. Se puede utilizar para tratar los gases estomacales, falta de apetito, nauseas, cortes, raspones, acné, tos, dolores de cabeza y cálculos renales,

 

Perejil: aporta muy buen saber a las comidas, hay que mantenerlo húmedo y que reciba mucha luz solar. Se utiliza para tratar las infecciones del tracto urinario, estreñimiento, cálculos renales, cólicos, diarrea, indigestión, gases estomacales, diabetes, tos, osteoartritis, asma y la presión arterial alta.

 

Menta: crece en áreas húmedas y con sombra, también en lugares soleados con buen riego. La menta sirve para el dolor en los músculos, indigestión, vómitos, cólicos, ardor de estómago, fiebre, dolor de pecho, intestino irritable, mal aliento y dolores de cabeza.

 

Romero: esta crece en suelos arenosos o de grava, debe llevar una buena cantidad de sol y no soporta el frio. Esta planta aromática suele recomendarse para tratar dolores de cabeza, resfriados, calvicie, traumatismo, indigestión, caspa, dolor musculas y condiciones neurálgicas.

 

Salvia: crece en suelo fértil con buena luz solar, esta planta también es usada en la gastronomía y sus usos medicinales son aliviar los gases estomacales, pérdida de apetito, dolor y ardor de estómago, ulceras bucales, escorbuto, gingivitis, periodos muy dolorosos, sudar en exceso y el asma.

 

Tomillo: puede crecer fácilmente en suelo seco con mucha luz solar y crece en cualquier ambiente, el tomillo se puede usar para tratar tos, indigestión, congestión, diarrea leve, uñas encarnadas, gases estomacales, artritis, acné, dolor de garganta y bronquitis.

 

Lavanda: crece en suelos arenosos con abundante sol, la lavanda es útil para hacer frente a varios problemas de salud como puede ser el dolor de estómago, flatulencias, heridas, cortes, mal aliento, llagas, dolores de muelas, migrañas, vómitos, nauseas, pérdida de cabello, entre otros.

 

Orégano: esta es la hierba para cocina más conocida, abundante en la comida italiana, española y mexicana, crece en ambientes controlados y secos. Los usos médicos del orégano pueden ser el tratar resfriados comunes, dolor muscular, fiebre, dolor de garganta, vómitos, acné, bronquitis, caspa, dolores de muelas, asma, hinchazón, dolores de cabeza, fatiga y pérdida de apetito.

 

Eneldo: crece mejor en el suelo a pleno sol, tiene que recibir riego constante. Sus usos son variados entre ellos se encuentra el tratamiento de la diarrea, los gases intestinales, dolor de los nervios, fiebre, disentería, tos, resfriados, bronquitis, dolores de cabeza, trastornos del hígado, hemorroides e infecciones en las vías urinarias.